ERP: 6 síntomas que te harán saber si lo necesitas en tu compañía

ERP (Enterprise Resource Planning), por sus siglas en inglés que significa Sistema de Recursos Empresariales. Estos programas ayudan a gestionar de manera correcta las diferentes operaciones dentro de la compañía, abarcando desde el área financiera hasta el área productiva, llegando inclusive a los recursos humanos.

Este tipo de herramientas se encargan de registrar y organizar datos conectando las actividades de todos los departamentos o áreas. Esta integración es lo que estandariza y automatiza los procesos mejorando la eficiencia de las operaciones.

En un mercado altamente competitivo, donde las organizaciones invierten en recursos y herramientas como estas, que les permite alcanzar un crecimiento de manera controlada y acelerada y sobre todo más eficiente. Llega un momento en la vida de las empresas en que los sistemas administrativos, contables u hojas de cálculo ya no son suficientes para soportar las operaciones diarias y brindar la información necesaria para tomar decisiones. A continuación te compartimos las 6 señales que te indican que necesitas un ERP en tu empresa.

Crecimiento constante.

El crecimiento es una de las situaciones más populares por lo que los negocios comienzan a necesitar un ERP. Sabemos que una de las metas infaltables en las empresas es el crecimiento, sin embargo, esta trae muchos retos tomando especial relevancia el manejo y gestión de la información.

Si tu sistema administrativo actual no tiene la capacidad de soportar el crecimiento de tu empresa, es importante que consideres la adquisición de un sistema ERP que sea escalable, y te brinde información en el momento y forma adecuada.

Falta de información estratégica.

No contar con la información en tiempo y forma puede representar pérdida de oportunidades de negocio y  cuando no se cuenta con un sistema que conjunte los datos en un mismo lugar, el proceso puede ser bastante confuso y tedioso acceder a la información de diferentes departamentos y esto dificulta la toma estratégica de decisiones. En cambio, si lo que buscas son beneficios y métricas optimizadas tus empleados y tú deberían ser capaces de acceder a datos claves, inmediatamente, sin retrasos y sin tener que buscar en varios lugares.  

Un sistema ERP logra ofrecer esta centralización de información estratégica y pone a disposición los datos necesarios para armarla. Esta información siempre estará actualizada y va a ser confiable.

No existe integración en los procesos

¿Tus departamentos hablan en idiomas distintos?. Cuando tus colaboradores usan un software y el departamento de contabilidad usa otro, el proceso de transmisión de la información es pesado, lento y riesgoso.  Un ERP es una plataforma única que obtiene datos de todos los departamentos, cada vez que el equipo lo necesita.

Lo que se busca es disminuir riesgos, retrabajos y mejorar la eficiencia en tiempos y costos.  En ausencia de datos precisos, tu inventario, tus finanzas y hasta el marketing o las ventas, pueden sufrir. Y eso es algo que hay que evitar a toda costa.  Un ERP puede ayudarte a reducir los obstáculos y permitirte innovar y crecer.

La gestión contable y financiera es lenta y tediosa

Cuando un negocio comienza a crecer, la contabilidad empieza a sufrir.  Este es el primer departamento que más se beneficia de un sistema de software ERP.  Este puede realizar operaciones en segundos, las mismas que pueden tomarle horas a un ser humano.  El ahorro en tiempo que puede ser utilizado en tareas más productivas, es bastante evidente.  Ya las facturas y órdenes de venta en papel son cosa del pasado y si sigues en esta situación, es claro que necesitas un apoyo.

Otra señal importante es el tiempo que toma a tus colaboradores presentar los reportes financieros.  Si se debe consolidar información de distintas fuentes, conciliar datos o recolectarlos de manera manual, entonces necesitas un sistema de gestión. 

Complejidad de los sistemas actuales

El ejecutar múltiples softwares para diferentes propósitos puede ser bastante costoso, esto por la cantidad de recursos de TI y los costos relacionados con la ejecución de múltiples soluciones, personalizaciones, integraciones y mantenimientos. Adoptar un software ERP puede eliminar la necesidad de pagar por múltiples sistemas, costos de hardware e incluso, la necesidad de emplear más personal.

Además, un ERP no es tan costoso como muchos piensan. Un gran porcentaje de empresas que utilizan softwares ERP afirman que el costo de implementación supone apenas del 1 al 3 por ciento de sus ingresos anuales.

El índice de la insatisfacción del cliente va creciendo

Uno de los grandes dolores de cabeza en el crecimiento, es el manejo de los inventarios y el cumplimiento con los clientes. Esto se convierte en uno de los factores clave que define el éxito o fracaso de una compañía en sus relaciones con los mismos.  

Cuando no existe una integración y comunicación adecuada entre el departamento de ventas y el almacén, se genera una gran problemática, esto porque existe el riesgo de no ofrecer al cliente el servicio que espera, lo que genera una mala reputación para la compañía. 

Con un sistema ERP se puede mantener una comunicación eficaz entre departamentos, lo que deriva en un servicio al cliente de excelencia.  Esto porque se conocen con exactitud los niveles de inventario, lo que permite cumplir con los compromisos acordados. 

En ASC somos expertos en la implementación de SAP, el ERP líder en el mercado, si deseas obtener más información al respecto da clic en este enlace.

Más artículos